sábado, 2 de junio de 2018

LAS TRAICIONES/EGOÍSMOS DEL PNV frente al resto de españa

Me pedía un amigo que hiciese un artículo sobre los comportamientos egoístas/traiciones del PNV en su relación con el resto de España y naturalmente viene a cuento por su última traición al PP, temo que también al resto de españoles. Ha facilitado la llegada de Pedro Sanchez a la Moncloa con un apoyo miserable, tanto por el escaso número de los diputados del PSOE como por los que le han aupado a tan tremenda responsabilidad. Evidentemente deseo que Pedro Sanchez acierte en su gestión presidencial por el bien de todos pues lo de que ajo y agua para los que pudiendo no lo han evitado es un error, el ajo y agua es para todos y por eso prefiero días de vino y rosas. Pero volvamos al tema que nos va a ocupar las próximas líneas, el PNV y el resto de españoles. Hasta la último momento, el portavoz del grupo parlamentario del PNV en el Congreso, no manifestó su apoyo a la moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy. Y es que los nacionalistas vascos que ocupan cargos institucionales saben que protagonizaron un auténtico papelón político, como se refleja en la cara de Aitor Esteban que una semana antes había impedido la caída de Rajoy con su apoyo a los presupuestos; previo pago económico, en detrimento del dinero de todos. El PNV y sus objetivos priman siempre sobre el bien de España en su conjunto. Traición versus egoísmo en su máxima expresión y ante todos
La avergonzada cara de Aitor Esteban y otro diputado del PNV 
Fundado en 1895 por Sabino Arana, el PNV, es el segundo partido político más antiguo surgido en España que existe en la actualidad, tras el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Ostentó la presidencia del Gobierno de Euskadi desde la promulgación del primer Estatuto de Autonomía del País Vasco en 1936, en plena Guerra Civil Española, con José Antonio Aguirre como primer lendakari. Mantuvo la presidencia en el exilio y, tras la promulgación del Estatuto de Guernica en 1979, presidió el Gobierno Vasco desde 1980 hasta 2009 de manera ininterrumpida. Es el partido con más presencia en las instituciones del País Vasco y con mayor número de afiliados (31 000). Está representado con grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados y en el Senado de España. 

Antes de ese nacimiento, el país vasco o provincias vascongadas, desde 1833, había vivido en entrañable hermandad con el resto de España y participado en sus gestas más importantes: la batalla de las Navas de Tolosa en 1212; descubrimiento y conquista de América; almirantes de las escuadras que tomaron Sevilla o dirigieron la Armada Invencible en 1588; circunvalación de la tierra por Elcano...; y así hasta que llegamos al iluminado Sabino Arana.


Sello conmemorativo de la epopeya de Juan Sebastian Elcano, de 1976
En esa relación de íntima hermandad entre vascos y el resto de los españoles, llega el Padre de la Patria vasca, Sabino Arana y crea el partido con un doctrinario que deja en amables palabras las vertidas por Companys, Pujol o el propio Torra. Doctrinario del que tomo algunas frases, no las más duras, como ejemplo de su ADN negativo; siempre el ADN diferenciador (en este caso ni siquiera los romanos tuvieron interés en romanizarlos)
Quim Torra y su xenofobia
La fisionomía del bizkaino es inteligente y noble; la del español inexpresiva y adusta. El bizkaino es nervudo y ágil; el español es flojo y torpe. El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntadselo a cualquier contratista de obras, y sabréis que un bizkaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos. El bizkaino es laborioso; el español perezoso y vago.


Entre él cumulo de terribles desgracias que afligen a nuestra amada Patria, ninguna tan terrible y aflictiva, juzgada en sí misma cada una de ellas, como el roce de sus hijos como el roce con los hijos de la nación española. Oídle hablar a un bizkaino, y escuchareis la más eufórica, moral y culta de las lenguas; oídle a un español, y si solo le oís rebuznar, podéis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemias.

El roce de nuestro pueblo con el español causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón. El bizkaíno es amante de su familia y de su hogar ...; entre los españoles, el adulterio es frecuente ... Por último, según la estadística, el noventa y cinco por ciento de los crímenes que se perpetran en bizkaya se deben a mano española, y de cuatro desalmados.

Para no cansar al lector, elegiré algunas de las traiciones, de toda índole, que han perpetrado en contra de España, republicana o en la Transición. Nada más proclamarse la IIª República en abril de 1931, el PNV intentó un Estatuto para las tres provincias vascas y Navarra que fue rechazado por esta última. Empezada la guerra civil se volvió a ver la diferencia ¿irreconciliable? entre vascos y navarros que los llevó a pelear en bandos opuestos. Para animar a los vascos en su lucha por la República, a finales del 36 se aprobó un Estatuto para las tres provincias, aunque ya Guipuzcoa estaba en manos rebeldes; gracias al empuje de las brigadas navarras.

La batalla por Madrid, noviembre-diciembre del 36 y las del Jarama y Guadalajara en febrero-marzo de 1937, permitieron cierta tranquilidad en el frente norte, que volvió a la actividad el 31 de marzo con la ofensiva sobre Vizcaya, que el gobierno de la República intentó frenar con sus ofensivas en Segovia (el general Mola murió en accidente aéreo al visitar este frente) y Brunete. Bilbao cayó en junio sin una defensa a ultranza para evitar destrucciones, ¿egoísmo?. Tras el respiro de la ofensiva de Brunete, el 14 de agosto se reinicia la ofensiva del norte en dirección a Santander y ahí nace el conocido Pacto de Santoña, 24 de agosto, entre dirigentes del PNV y mandos italianos, para rendirse a estos y conseguir su evacuación por barcos ingleses; maniobra abortada por el Cuartel general de Franco.. 

Realmente este Pacto es una traición a la República pues los batallones vascos se niegan a pasar a Santander para seguir peleando, pues su sagrada tierra ya ha sido ocupada. En Santoña se fueron concentrando, por orden del (PNV), tres batallones de la 50 División de Choque vasca ligados a este partido que habían abandonado sus posiciones en la noche del 21 al 22 de agosto, y a los que posteriormente se sumarían otros doce. La escusa para la rendición y no seguir combatiendo era la falta de aviación y pocos medios, pero no parece razonable que Indalecio Prieto, ministro republicano de Defensa Nacional y muy ligado a Bilbao, no brindara los recursos necesarios para facilitar la lucha..

Estos acontecimientos y los documentos que los soportan se encuentran en tres tomos escritos por Carlos Olazábal Estecha, cuyos enlaces adjunto 

Terminada la guerra, el franquismo premió la lealtad de Navarra y mantuvo su peculiar concierto económico que venía del siglo anterior. Las tres provincias vascas fueron miradas con recelo porque siendo tradicionalistas y religiosas, habían apoyado a la República seglar, laica y exterminadora de curas y monjas. A pesar de todo, el INI se volcó a partir de los años 50 en potenciar la industria y la siderurgia vasca y los nobles aizkolaris volvieron a ser orgullosamente aceptados y admirados, hasta que comenzaron los primeros asesinatos de ETA, hace 50 años. Asesinato que parte de la actual sociedad vasca celebra homenajeando a su autor.
Homenaje al etarra que cometió el primer asesinato de ETA, junio de 1968
Comenzó así una época en la que no se como definir al PNV, claro beneficiario de los más de 830 asesinados por ETA; además de miles de heridos y familiares afectados. Asesinados tanto en los últimos años de la dictadura como durante la mayor parte de la Transición Democrática. En este durísimo período hay muchos hitos y recuerdos pero uno resultó decisivo para el posible fin de ETA, el atentado que ocasionó la muerte del concejal del PP, Miguel Ángel Blanco el 13 de julio de 1997, que sacó a la calle a millones de españoles, vascos incluidos y ahí acudió el PNV a rescatar a ETA mediante el Pacto de Estella.
Millones de españoles con las manos blancas y ofreciendo su nuca

El Pacto de Estella, posteriormente Acuerdos de Lizarra-Garazi, fue un acuerdo político suscrito el 12 de septiembre de 1998 en la localidad Navarra de Estella  Este pacto fue firmado por todos los partidos políticos vascos de carácter nacionalista, así como por por sindicatos y asociaciones relacionadas con el independentismo; Ezker Batua, Zutik, Batzarre y el Partido Carlista de Euskalherria. Con el objetivo salvador conseguido, el PNV siguió recogiendo los frutos del árbol que movía ETA.
Mingote refleja la situación de los vascos exiliados que quieren votar:
Se preguntan los residentes, si los exiliados cuentan con suficientes pistolas
Durante esos 45 largos años, más de 250.000 vascos, el 12% de su población (2.150.000), tuvo que huir para salvar sus vidas, pero curiosamente perdían su derecho a votar, mientras que emigrantes gallegos en Argentinas o catalanes en EEUU..., conservaban ese derecho y lo ejercían hasta el punto de decirse que la emigración es la 5ª provincia gallega. La Euskadi nacionalista tendió sus redes en ultramar con subvenciones a la promoción del folclore, el euskera y el mantenimiento de los propios centros vascos, mientras se mantenía ajena al éxodo de la Euskadi real, la de los vascos perseguidos realmente existentes. 

Así durante estos largos años, el gobierno vasco y en el Parlamento el PNV (realmente quien manda) ofrecían sus votos o esperaban en su tienda que el gobierno minoritario del Estado acudiesen a comprarlos a buen precio, mejor cuanto peor estuviese el aspirante a la Moncloa. Aquí el egoísmo que permitía beneficiarse a dos millones de vascos en detrimento de los otros 45 millones de españoles. En esa línea acabamos de ver la última componenda, con traición incluida, entre el PNV y el PP de Mariano Rajoy; al cual le había sacado 500 millones extras, además de un conteo amable del cupo, a cambio de su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado.  El egoísmo pues está claro y ¿por qué traición?, porque solo una semana más tarde votaba a favor de la moción de censura de Pedro Sanchez y dejaba tirado en la papelera de la historia al mismo Mariano Rajoy que una semana antes había sostenido. Naturalmente el agradecido Sanchez, lo primero que hizo en la tribuna es ofrecerse a mantener los Presupuestos del PP, ya aprobados en el Congreso, y así dejar intactos los referidos 500 millones (con los que podría cumplir una de sus promesas de subir las pensiones a todos los españoles). Presupuestos le parecían a Sanchez infumables una semana antes; TODO COHERENCIA Y RESPETO A LA PALABRA. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario