sábado, 19 de mayo de 2018

MARIANO RAJOY,¿ LA MANO TONTA DE ZAPATERO?.

Es inadmisible observar cómo se burlan de la ley los independentistas y Mariano Rajao sonríe mientras se fuma un puro. Todo empezó con la bula del referéndum del 9 de noviembre de 2014, tras la previa y solemne presentación, por Artur Mas, del Libro Blanco de la Transición Nacional en el Palacio de la Generalitat el 29 de septiembre del mismo año. Blanco y en botella, explicaba paso a paso el plan de los independentistas para su separación del resto de España. Rajoy, previamente con su mayoría absoluta, podía haber reactivado los tres artículo que Aznar introdujo en el Código Penal para evitar veleidades secesionistas. La desgracia zapateril le llevó a derogarlos y  Mariano Rajao no solo no los reactivó sino que consintió el esperpéntico referéndum, porque Tahúr Mas le había asegurado que a cambio él no se daría bombo. Naturalmente el Tahúr le engaño y tras la votación salió henchido de orgullo mesiánico a congratularse con los resultados. Mariano en lugar de aprovechar el 155 para frenar las veleidades secesionistas, se fumó un puro mientras Mas daba el paso siguiente; recogido en el Libro Blanco de Transición y preparó unas elecciones que le permitieran organizar las Estructura de Estado.

Tahúr, siguiendo su ruta, convence a Oriol Pujol, su tonto útil, para presentar una candidatura única a unas, ilegales, elecciones plebiscitarias para el 27 de septiembre de 2015, que Mariano Rajao no impide y que los demás partidos siguen llamando autonómicas. Afortunadamente no las ganó con mayoría absoluta e hizo que su partido perdiera una docena de diputados, en favor de opciones más independentistas. Todo ello gracias a que Durán i Lleida consiguió 100.000 vitales votos para su escindido partido de CiU. Sin Durán i Lleida, Mas habría obtenido mayoría absoluta. En la misma noche del día de la votación, 27 de septiembre de 2015, el cabeza de lista de la CUP, Baños, reconoce que menos del 49% de los votos  no es mayoría suficiente para iniciar el camino de la independencia, pero con sus 10 diputados la CUP se adueña del terreno de juego y manda a la papelera de la historia al Tahúr mientras Rajao sonríe y espera que el tiempo vaya poniendo las cosas en su sitio; mientras consigue nuevamente formar gobierno tras unas elecciones generales repetidas.


La CUP consigue en el último minuto, como ahora con Quim Torra, que se nombre Presidente de la Generalitat a un diputado que no encabezaba ninguna lista pero con fama de independentista convencido. Vivimos así dos años de pasos secesionistas que el Presidente de Gobierno tolera hasta el punto de que los independentistas crecidos, aprueban unas leyes con alevosía y nocturnidad entre los días 6 y 7 de septiembre pasado que llevan a un referéndum, que según Mariano Rajao, no iba a celebrarse y cuando se celebró y fuimos el hazmerreir del mundo entero pues cayo en la trampa de que se visualizara violencia contra unos pobrecitos votantes. 
Andrea Levy y Alicia Sanchez Camacho se divierten con Puigdemont
tras las aprobaciones de las leyes de desconexión. VAYA TELA
Ante tanta humillación, a Rajao no le quedó más remedio que aplicar un 155 descafeinado con unas elecciones aceleradas y sin controlar los medios de comunicación afines al separatismo. Nuevamente los de Convergencia, ahora JpC, eligen como tonto útil a Oriol Junqueras que termina en la cárcel junto con otros consejeros y la ex-presidenta del Parlament, Carme Forcadell. El listo de Puigdemont aplica el método Dencass y huye a Bruselas, paraíso para nuestros enemigos, como antes los etarras y ahora los golpistas. En los años 20 también sirvió de refugio al golpista Francesc Maciá; fundador de Estat Català y diputado en Cortes que planificó una acción armada para invadir Catalunya, pues creía que era la única forma de lograr la independencia. Lo intentó el 2 de noviembre de 1926 a través de Prats de Molló con la ayuda de otros exiliados y mercenarios italianos. Fue detenido por la gendarmería francesa y no llegó ni a cruzar la frontera.
Francesc Maciá en Bruselas tras su fallido intento de Golpe de Estado
Puigdemont desde su paradisíaco exilio, primero en Waterloo y ahora en Berlín, sigue manejando los hilos de sus ex-consejeros y con su aura de héroe burlador, obtiene un buen resultado en las elecciones del 21 D. Tras varios escarceos y hombres de paja, consigue que la CUP se abstenga en la elección de Quim Torra, que acepta ser su sustituto provisional, hasta el punto de no ocupar el correspondiente despacho de Presidente de la Generalitat. Por cierto, esa abstención no era suficiente si Mariano Rajao hubiese impedido el voto delegado de los huidos Puigdemont y Comín. Vamos que gracias a Mariano, Puigdemont ha votado desde Alemania. VERGONZOSO ES POCO.

Por otra parte para Mariano Rajao, los comentarios de la Ministra alemana de justicia y ahora algún fiscal; coincidentes o complementarios con que unos jueces de 2ª en Alemania y en Bélgica se pasen por el forro de sus togas el derecho español y se burlen de nuestras instituciones; son una bagatela y le faltaron redaños para haber llamado a consulta a nuestros embajadores "ante tan poco amistosos socios europeos". 

 Pero quien va a respetarnos si el Gobierno rinde la dignidad nacional en el acto de toma de posesión del máximo representante del Estado en Cataluña, celebrada con vergonzante opacidad, sin bandera de España en la sala, sin ministros en la comitiva y sin referencia alguna al Rey o a la Constitución en el texto de la promesa del cargo. Es una bajada de pantalones en toda regla, como bien define hoy Luis Herrero y eso que llevamos días escuchando a miembros del gobierno que los símbolos institucionales estarían garantizados. Para colmo, escuchamos ahora decir que es un acto protocolario sin importancia y que se está estudiando la posibilidad de impugnarlo.

¿Todo esto por los cinco votos del PNV, necesarios para sacar adelante los PGE y alargar la legislatura en estas circunstancias?,¿nuevamente el PSOE antepone su visión personal y cortoplacista a la nacional y no le evita este daño a la unidad de España?. ¿Volvemos al no de Aznar a Gonzalez que precipitó la caída de este en brazos de Pujol y el posterior no de Gonzalez que provocó que Aznar hablase catalán en la intimidad? o ¿a la estulticia de Zapatero ofreciendo un Estatuto que nadie pedía en ese momento, para llevar a Maragall a la Presidencia del Parlament...?.y ¿ahora le toca a Mariano ser la mano tonta de Zapatero que culmine el destrozo iniciado con el susodicho Estatut?

Alimentando a la bestia
Aznar introdujo tres artículos en el Código Penal en diciembre de 2003 para castigar con la cárcel la convocatoria o apoyo a un referéndum ilegal. Posteriormente fueron derogados por el traidor, Rodríguez Zapatero. En 2016, esos artículos hubiesen sido suficientes para encarcelar a Más y sus adláteres o mejor aún, para haberles frenado. En Alemania cualquier partido secesionista está ilegalizado, de partida. ¿Cómo alguien que está fracturando a la sociedad puede pasearse tranquilamente por la calle?. Desgraciadamente Mariano Rajoy, con su mayoría absoluta pudo reactivarlos pero no lo hizo. ¿por qué?
Tres artículos contra una consulta unilateral:
Artículo 506 bis.
1. La autoridad o funcionario público que, careciendo manifiestamente de competencias o atribuciones para ello, convocare o autorizare la convocatoria de elecciones generales, autonómicas o locales o consultas populares por vía de referéndum en cualquiera de las modalidades previstas en la Constitución, será castigado con la pena de prisión de tres a cinco años e inhabilitación absoluta por un tiempo superior entre tres y cinco años al de la duración de la pena de privación de libertad impuesta.
2. La autoridad o funcionario público que, sin realizar la convocatoria o autorización a que se refiere el apartado anterior, facilite, promueva o asegure el proceso de elecciones generales, autonómicas o locales o consultas populares por vía de referéndum en cualquiera de las modalidades previstas en la Constitución convocadas por quien carece manifiestamente de competencia o atribuciones para ello, una vez acordada la ilegalidad del proceso será castigado con la pena de prisión de uno a tres años e inhabilitación absoluta por un tiempo superior entre uno y tres años al de la duración de la pena de privación de libertad impuesta.
Artículo 521 bis.
Los que, con ocasión de un proceso de elecciones generales, autonómicas o locales o consultas populares por vía de referéndum en cualquiera de las modalidades previstas en la Constitución convocadas por quien carece manifiestamente de competencias o atribuciones para ello, participen como interventores o faciliten, promuevan o aseguren su realización una vez acordada la ilegalidad del proceso, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses.
Artículo 576 bis.
1. La autoridad o funcionario público que allegara fondos o bienes de naturaleza pública, subvenciones o ayudas públicas de cualquier clase a asociaciones ilegales o partidos políticos disueltos o suspendidos por resolución judicial por llevar a cabo conductas relacionadas con los delitos a que se refiere esta sección, así como a los partidos políticos, personas físicas o jurídicas, entidades sin personalidad jurídica y, en particular, grupos parlamentarios o agrupaciones de electores que, de hecho, continúen o sucedan la actividad de estos partidos políticos disueltos o suspendidos será castigado con la pena de tres a cinco años de prisión.

2. Se impondrá la pena superior en grado a la prevista en el apartado anterior a la autoridad o funcionario público que continuase con las conductas previstas en este artículo una vez requerido judicial o administrativamente para que cese en las citadas conductas.

1 comentario:

  1. ANTONIO MAESTRO PARDO20 de mayo de 2018, 5:57

    Es la primera vez que te veo criticar a Rajoy. Todo un síntoma de lo que le espera al PP en las próximas elecciones.

    ResponderEliminar