sábado, 5 de marzo de 2016

77 ANIVERSARIO DEL GOLPE DE CASADO. FIN DE LA 1ª PARTE DE NUESTRA G.C.

El número 7, está asociado con los siete mundos de donde procedieron los sietes sabios que simbolizan las sietes primitivas razas, las siete ciudades santas. El 7 es una cifra que surge de múltiples aspectos y se encuentra relacionado arquetípicamente con una gran variedad de situaciones y eventos ocurridos a través de los tiempos, como los siete colores del arco iris que por mucho tiempo fue un fenómeno asombroso, la  escala musical diatónica que está compuesta por siete sonidos y el período de siete días estándar utilizados por el mundo. Para muchas culturas el 7 es un número mágico y se ha empleado para determinar elementos destacados como las siete maravillas del mundo o los siete sabios de Grecia,  Este maravilloso número también es usado en las purificaciones y aquí es donde reside la curiosa coincidencia con el éxito histórico de Pedro Sánchez y su no investidura; culminando así el éxito histórico de haber llevado al PSOE a su peor resultado en democracia y a ocupar, personalmente, el 4º puesto en Madrid tras Rajoy, Iglesias y Rivera. Gran resultado que le habilita para dirigir un gobierno de salvación, interpretando inequívocamente la voluntad popular. También debe estar surtiendo efecto en Pablo Iglesias y sus seguidores como carmena, Colau y demás defensores de un nuevo Frente Popular que a imagen del formado en las elecciones del 36, vuelvan a llevarnos al desastre económico y de convivencia, aprovechando la malhadada Ley de la Memoria Histórica con la que se pretende revertir el resultado de la Guerra Civil, 77 años después de su 1ª parte.


 
Efectivamente en la madrugada del 5 al 6 de marzo de 1939, hace 77 años, el coronel Segismundo Casado encabezó un golpe de estado contra el poder legalmente establecido y cuyo jefe de gobierno era Juan Negrín. Bien es cierto que en ese momento ya no hay Presidente de la República, pues Manuel Azaña  había presentado su renuncia el 27 de febrero, coincidente con el reconocimiento al gobierno de Franco, por parte de los gobiernos de Francia y Gran Bretaña.
 

El coronel Casado lee su manifiesto

 
El 9 de febrero las avanzadillas nacionales llegan a la frontera de Le Perthus y las últimas tropas republicanas entran en Francia. Unos días antes habían cruzado Companys, Negrín, ministros y el lehendakari Aguirre. De ellos solo Juan Negrín vuelve a territorio español el 10 y el 11 llegan a Valencia varios Ministros, con los que se reúne en un lugar indeterminado.
 
En Los Llanos, base aérea de Albacete se reúnen Negrín, Casado, Miaja, Matallana, otros altos cargos de los ejércitos de Levante, Extremadura, de la Flota... y del ejército del aire. Son el 13/15 de febrero (según Manuel Tuñón de Lara). Aquí Casado expresa su convicción de que no es posible resistir más aunque Menéndez (ejercito de Levante) confía en que sus tropas aguantarían al menos un par de meses. Este ejército bien atrincherado en el eje XYZ ya había demostrado que era capaz de frenar el avance franquista, cuando después de la llegada de estos al mar en Vinaroz giraron hacia Valencia en lugar de haber intentado la ocupación de una Cataluña mal defendida. El avance sobre Valencia se cortó también cuando en julio los republicanos iniciaron el cruce y la batalla del Ebro.
 
Todos los jefes estaban de acuerdo en que la guerra estaba perdida pero algunos, Negrín entre ellos, creían que había una posibilidad si se prolongaba la resistencia unos meses hasta que la guerra europea estallase y entonces las cosas variarían en sentido favorable para la República. Este miedo a la internacionalización del conflicto también se ponderaba en el Alto mando franquista, donde Alemania presionaba para una terminación rápida de la guerra, pues estaba rearmando a su ejército para la campaña que se preveía y por la tensión que se acumulaba después de los tiempos de paz vividos con el espejismo de los acuerdo de Múnich a finales de septiembre del año anterior. Las negociaciones entre Polonia y Alemania se habían roto a finales de enero del 39 y los planes para la ocupación de la Checoslovaquia que quedaba tras Múnich, estaba a punto.

Tropas alemanas ocupan Praga el 15 de marzo del 39

 
En este ambiente de inestabilidad internacional Casado podía intentar sacar un buen acuerdo con Franco, con quien llevaban estableciéndose contactos desde primeros de febrero e incluso antes. Pretendía llegar a un abrazo de Vergara, entre compañeros militares, como el que puso fin a la 1ª Guerra Carlista. Estaba seguro de ello y no fue capaz de interpretar correctamente las propuestas de rendición incondicional del Cuartel General de Franco. Tampoco interpretó correctamente la dura Ley de Responsabilidades Políticas, publicada el 13 de febrero y cuyo primer artículo definía claramente a quienes alcanzarían las responsabilidades por actuaciones desde el 1º de octubre de 1934.
 
 Durante las tres últimas semanas de febrero no había habido combates y las conjuras y movimientos subversivos estaban a la orden del día. Juan Negrín que realizó cambios en la cúspide militar el 3 de marzo, irritando a muchos de los que horas después se le sublevaron, contaba con el apoyo comunista y enfrente tenía a los militares profesionales encabezados por Casado, socialistas moderados como Julián Besteiro y por supuesto a los anarquistas; en Madrid capitaneados por Cipriano Mera y su 4º cuerpo de ejército. En el ejército del Centro, con Madrid como núcleo mas importante, el 1º con Barceló era comunista y los otros dos dubitativos. Aquí vuelvo a la coincidencia de que 77 años después y en las mismas fechas, 28 de febrero al 4 de marzo, comunistas y socialistas maniobraban para alcanzar o no, un acuerdo que permitiera la investidura de Sánchez. El posible Frente Popular no cuajó en semblanza con la ruptura del mismo 77 años antes.
 
En la noche del 5 de marzo del 39, Julián Besteiro se dirige por radio para indicar que el Gobierno de Negrín, falto de asistencia Presidencial y de la Cámara carece de legitimidad y que apoya transitoriamente al poder militar. Hablaron también casado y Cipriano Mera que dijo que a partir de ese momento España tenía un Gobierno y una misión: la paz. Llamadas entre unos y otros, desconcierto general y estampida el 6 por la tarde en que desde Alicante salen en avión: Juan Negrín, sus ministros menos el comunista Uribe, Dolores Ibárruri, Rafael Alberti..., los cuadros del PCE dejaron para organizar el futuro del partido y la resistencia a Checa, Togliatti y a Fernando Claudín (años después defenestrado por Carrillo y la Pasionaria, junto con Jorge Semprún por eurocomunista).
 
En Madrid se producen combates y mueren unos 2000 soldados antes de que gracias al apoyo del IV cuerpo de Cipriano Mera, Casado consiga dominar la situación. En Valencia Menéndez mantuvo hasta el final la legalidad y una entente Cordiale con los comunistas. Entre el 6 y el 12 en que terminan los combates, son fusilados el coronel Barceló (jefe del 1º Cuerpo de Ejército que creció en torno al mítico 5º regimiento y jefe de una de las columnas que detuvieron el avance franquista en noviembre del 36 a las puertas de Madrid), dos coroneles de Casado. Oficiales destacados como Ascanio jefe de la VIII división, principal opositor, fueron detenidos y fusilados mas tarde por las tropas franquistas.
 
El vergonzoso desastre del Castillo de Olite. Historia poco conocida pues representa el poco valor de la vida para algunos mandos. Dentro de esta situación de desconcierto y descontrol, se produce un levantamiento en Cartagena, que inicialmente domina la plaza pero su debilidad hace que pidan ayuda y el cuartel general de Franco ordena el envío de 20.000 soldados en varios barcos y desde varios puertos, uno de ellos es el Castillo de Olite que lleva a 2.200, la mayoría gallegos que han embarcado en Castellón. La brigada 202 acantonada en la zona interviene y vuelve a tomar la plaza y la expedición recibe ordenes de volver pero el Castillo de Olite que tiene la radio estropeada. Al pasar frente a una de las baterías, es saludado por sus ocupantes pero la de enfrente, La Pajarola, está ya en manos comunistas por lo que el mando casadista ordenó bombardearla desde las de El El Jorel y Aguilones. La primera contestó con fuego de contrabatería sobre la última y como resultado del duelo dos cañones de La Parajola quedaron inutilizados. Al día siguiente, 7 de marzo, el transporte Castillo de Olite que navega ignorante de la nueva situación se aproximó cargado con sus 2200 soldados.. A 200 metros de la isla de Escombreras y tras una violenta discusión entre los oficiales, la única pieza operativa de La Parajola le disparó tres veces, hundiéndolo y matando a más de 1.500 hombres.
 
 
 
Tras conversaciones, infructuosas tendentes a facilitar un tiempo y un espacio para que pudiesen abandonar España por vía marítima aquellos que lo desearan, se consume la segunda quincena y el 26 se inicia el avance franquista, que ocupa Madrid el 28  y antes del 30  aquellas posiciones que se le habían resistido durante casi tres años. La guerra a terminado. Comenzaba la represión y no se cierran las heridas que la Ley de Memoria Histórica ha reabierto 70 años después. ¿Comienza la 2ª parte de nuestra inacabada historia de enfrentamientos?
 
Desde el 6 de marzo que los principales dirigentes comunistas abandonaron el territorio español nadie se ocupó de organizar que los barcos de la escuadra, aún dos cruceros y 12 destructores, evacuaran a los miles de cuadros intermedios que se amontonaron en Alicante en espera de unos barcos que nunca llegaron. La escuadra salió el 6 para Orán y podía haber vuelto para rescatar a los militantes que se iban acumulando en Alicante. Por otra parte,  El PCF que había hecho grandes negocios con su naviera France-Navigation, financiada en parte su creación con fondos del gobierno republicano en 1937,  transportando materiales para la república y que a la sazón contaban con tres barcos de buen tamaño, no acudieron a recoger posibles prófugos, cosa muy distinta si Carrillo y la Pasionaria hubiesen estado entre ellos. Al final apareció el Winnipeg, uno de ellos, el 30 de marzo, pero ya era demasiado tarde y entre 10/15.000 prisioneros quedaron a merced de los vencedores. Esto se lo recriminaron mas tarde  a la Pasionaria y a Carrillo los disidentes del PCE

Sobre nuestra Guerra Civil en general y sobre el golpe de Casado que aceleró su final, se ha escrito mucho. Como bibliografía he utilizado y recomiendo:
                     - Madrid 1939, La conjura del coronel Casado. Autor: Ángel Bahamonde, editada por cátedra.
                     - Artículo El final de la guerra de Manuel Tuñón de Lara, editado por El País en 1986.
                     - Artículo Sobre el balance final de Eduard Malefakis, de la misma colección y que termina con la siguiente frase, poco premonitoria: "50 años después del peor conflicto fratricida de su historia, España se encuentra más fundamentalmente unida, más verdaderamente próspera, más auténticamente estable que nunca. El paso del tiempo ha curado las heridas del pasado de manera más completa de lo que nadie podía esperar. Que permanezcan cerradas para siempre".
 
 

4 comentarios:

  1. Graaaaacias Pedro por ser nuestra historia y poder hacer paralelismos con la actualidad tan similar .
    i

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por leerlo, desde luego Malefakis que mala puntería en su observación. Creer que los españoles somos capaces de olvidar. El daño que nos ha hecho Zapatero con su maldita Memoria Histórica y el miedo de Rajoy a que le llamasen franquista si la derogaba.

    ResponderEliminar
  3. Tengo 8o años. Siendo el 10º de 11 hermanos, hijo de pequeños agricultores, me tocó sufrir las consecuencias de la G.civil. Creo que hay cosas más necesarias que "retomar" la MEMORIA HISTÓRICA de mi paisano Sr. Rodríguez Zapatero, que fue un desastre como gobernante, pero que , no obstante, según nuestras leyes, tiene su futuro económico resuelto, quedando impunes sus errores.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente muchos pensábamos, Malefakis incluido hace 25, que las heridas habían cicatrizado con el tiempo y si sangraban a veces, era fácil curarlas con un poco de interés; hasta que tu paisano decidió marcarnos para otros muchos años y encontró campo abonado en los populistas que hemos criado entre nosotros, como crece la mala hierba

    ResponderEliminar