lunes, 9 de julio de 2018

LA OTRA MEMORIA HISTÓRICA, QUE SANCHEZ OLVIDA. IIº

Este artículo viene a ser la 2ª parte de la Desmemoria de Pedro Sanchez. En la primera parte me centraba más en el falseamiento y en el uso torticero de la Historia guerracivilista, que piensa utilizar como muleta para engañarnos y despistarnos mientras lleva a cabo la voladura del Estado y de paso si el PP entra al trapo de defender situaciones pasadas, pues mejor que mejor. Volviendo a Sanchez y antes a Zapatero, vamos a analizar varios aspectos que juntos o por separado pueden dar una visión más real de la República que Ambos taparon y olvidaron; LA OTRA MEMORIA HISTÓRICA QUE SANCHEZ OCULTA.

http://elcriticonhistorico.blogspot.com/2018/07/la-desmemoria-historica-de-sanchez-otra.html

Empezaremos remarcando la urgencia por derrotar a Franco, 43 años después de su muerte; olvidando que 21 de estos años el gobierno estaba en manos socialistas. Olvidan, mejor dicho no quieren recordar, que el PSOE se excluyó de la lucha por derribar a Franco, dejando esa labor para el PCE y esa vergüenza quieren lavarla ahora : A MORO MUERTO, GRAN LANZADA. Necesitan ensuciar con los restos de Franco esa lanza que cobardemente no clavaron en el cuerpo cuando estaba vivo. ¿acaso  se avergüenza de sus mayores, Gonzalez, Guerra, Redondo, Corcuera... y quiere desterrarlos de la historia del PSOE; después de haberlos desplazado de la ejecutiva y el poder interno?...

Otro olvido interesado sería la corrupción y expolio cometido con el dinero sacado en el Yate Vita para pagarse un dorado exilio; del que tampoco participó el PCE. Simultáneamente al saqueo del Oro del Banco De España, el Museo Arqueológico Nacional recibió la visita de enviados del gobierno que retiraron colecciones enteras de monedas antiguas de oro y plata y otros objetos que pasaron de las vitrinas a las sacas; sin orden ni registro ni valoración de lo que salía. Tras pasar por la embajada española en París, viendo la guerra perdida, fueron embarcados en el Vita con destino a México; donde llegó el 23 de marzo del 39 al puerto de Veracruz. El tesoro del Vita del que se beneficiaron Indalecio Prieto y otros, se completó con los valores, dinero y joyas de las cajas fuertes particulares, que saquearon impunemente. Parte sirvió para la Junta de Ayuda a Republicanos  en el Exilio (JARE) y  el Servicio de Evacuación de los Republicanos Españoles (SERE); pero sin control ni valoraciónEl daño se agrava si tenemos en cuenta que para tapar el origen, las monedas se transformaron en lingotes y perdieron su valor numismático.
El yate Vita.
https://www.larazon.es/cultura/la-verdad-sobre-el-tesoro-del-vita-NG17223781

El tercer olvido, podría ser tratar de tapar vergüenzas en la conducción de la guerra, por sus luchas intestinas; tras negarse a participar en el Gobierno salido de las urnas de febrero del 36 y dejar toda la responsabilidad del golpe en ese débil gobierno, propiciaron su caída, dando la Presidencia del Gobierno a Largo Caballero, en septiembre del 36; al que posteriormente hicieron caer entre Juan Negrín e Indalecio Prieto, con el apoyo del PCE, en mayo del 37; posteriormente siguió la defenestración de Prieto en abril del 38, con un giro a más comunistas en los comisarios y jefes del ejército y así hasta que en marzo del 39, el coronel Segismndo Casado, socialista apoyado por Besteiro da un golpe de mano para derribar a Negrín y los comunistas; con el apoyo anarquista de Cipriano Mera. Traiciones tras traiciones y eliminación/control de los anarquistas y la persecución del POUM (antecedente de la CUP actual); llegando a la eliminación física de su Secretario André Nin, sin tumba conocida.

El cuarto, podría ser ocultar que dentro de los egoísmos y actuaciones estúpidas/alocadas, tenemos los traslados de los cuadros del Museo del Prado, que fueron sacados de los sótanos para arriesgarlos en varios traslados. Empezó con el traslado a Valencia, tras el gobierno que huye de Madrid el 6 de noviembre de 1936. Traslado por malas carreteras, en plena guerra, con riesgos atmosféricos y de robos por partidas descontroladas. Las Meninas hubo que bajarlas del camión y cruzar con ellas, el puente de Arganda, a mano pues chocaba con la estructura superior. 
Puente de Arganda que hubo que cruzar, a mano, con las Meninas

Posteriormente, cuando el gobierno salió para Cataluña el 31 de noviembre del 37, los cuadros les siguieron y se guardaron el polvorines que sí eran objetivos militares. ¿por qué ese seguimiento al gobierno?, ¿acaso pensaban en venderlos para continuar la guerra o financiar su exilio?. Cuando en febrero del 39, el ejército cruza la frontera francesa, los cuadros se trasladaron a Ginebra; bajo la custodia de la Sociedad de Naciones que los devolvió al gobierno franquista, una vez terminada la guerra; traslado que se realizó por ferrocarril en septiembre del 39, con riesgo de ser bombardeado por los alemanes, en guerra ya con Francia. En resumen, cuatro traslados que algún cuadro sufrió gravemente. Es considerada como la mayor evacuación de arte de la Historia de la Humanidad. El escritor José Calvo Poyato, autor de ensayos y novelas históricas (y hermano, de la actual vicepresidenta del gobierno) acaba de publicar un trabajo que entra en todos los detalles de aquel episodio y lo contextualiza dentro de las circunstancias de la Guerra Civil. El balance que hace José Calvo Poyato es que aquello fue un absurdo y solo la suerte y el trabajo de algunos profesionales, evitó los males mayores que pudo causar una decisión política sin sentido.
Un Tiziano del Prado, llegando a Ginebra
El  sexto olvido, ¿malintencionado?, podría estar relacionado con una cuestión que vuelve a surgir en las redes, el balance del Oro de Moscú. Han pasado casi 82 años del traslado del 73% de las reservas de oro español (las 4ª más grandes del mundo) a la URSS. Es necesario empezar por la autorización al entonces Ministro de Hacienda; Juan Negrín, el 13 de septiembre de 1936, mediante un decreto por el cual se autorizaba el traslado de las reservas metálicas del Banco de España y se preveía una futura rendición de cuentas a las Cortes que nunca llegó a producirse. Diversos autores, como Ángel Viñas, han señalado que la decisión de trasladar el oro fuera de Madrid estuvo motivada por el rápido avance del ejército de África; también se habló del peligro de la FAI, y de la intención anarquista de asaltar las bóvedas del Banco de España y transferir las reservas de oro a Barcelona, el bastión de la CNT y la FAI, no sólo para mantenerlo a salvo, sino para comprar material de guerra por su cuenta. Viva la coherencia y la unidad de criterios, no se fiaban ni entre ellos.


Al día siguiente, 14 de septiembre, se inició la extracción del oro que se guardó en cajas de municiones y protegido por la Motorizada del PSOE se trasladó por tren al Arsenal de Cartagena.  En total se contabilizaron: 509.287,183 kilos de monedas y 792,346 kilogramos de oro en lingotes y recortes, que equivalía a 460.568.245,59 gramos de oro fino (unas 14.807.363,8 onzas troy). Valor de 715 millones de dólares de la época. A valor actual, estaríamos hablando del entorno de 15.000 millones de euros (20/25.000 si calculásemos su valor numismático). La Unión Soviética había iniciado el envío, en agosto del 36, de alimentos y combustible; especialmente gasolina de aviación, seguramente alertada por el partido comunista francés de las necesidades de la República. Stalin estuvo dudoso en enviar ayuda militar para no mosquear a los ingleses, hasta que a mediados de septiembre y vista la ayuda italo-germana a los sublevados, ofrece su ayuda a los republicanos; pero exige que el pago sea efectivo; razón por la que Negrín y Largo Caballero, que no encontraban a ningún Banco Central para hacer depósitos convertibles, decidieron, un mes más tarde, trasladar la mayor parte de las reservas a Moscú.  El volumen de las reservas se conocía por el propio balance del Banco de España y por tanto las cifras de salida son irrefutables, no así las de llegada a sus varios destinos.

El 24 de octubre, en cuatro barcos, el oro salió para Odessa, donde llegó en la 1ª semana de noviembre y se descargó sin firma de un recibí. La Unión Soviética enviaba, abonándosele a un alto precio, material que, en definitiva, serviría a los rusos para probar su eficacia. Parece que al final no hubo abuso pero tampoco generosidad, si bien el propio Ángel Viñas valora el material militar ruso en un máximo de 200 millones de dólares (pag 367 de su libro Las Armas y el Oro), para un valor de 522 millones del oro enviado (el 73% del total); pero no puede cuantificar el valor de alimentos, combustibles y armas compradas en otros lugares y pagados desde Moscú. Reconoce, como otros historiadores, que en su afán de comprar armas a quien se las vendiera, La República fue timada reiteradamente y a los intermediarios les pagó generosamente. La última carta de Negrín, fecha 8 de abril de 1938, pide en nombre del Consejo de Ministros de la República española, que se liquide todo el oro español que queda en la Unión Soviética. Así se hizo y posteriormente la Unión Soviética concedió un crédito del que 50 millones no se pagaron, del último envío de enero del 39. Parte del material se devolvió e incluso parte se lo quedó el gobierno de Franco.
Llegada y descarga en Odessa del Oro español
Pero si conocemos algo de las 8.000 cajas enviadas a Moscú, ¿qué pasó con las otras 2.000 que fueron a París?, y no digamos de unas 200 que se perdieron por el camino en bolsillos desconocidos o terminaron en el VITA o en Cataluña; motivo éste por el que torturaron, inútilmente,en septiembre del 40 a Companys, en la DGS de Madrid; para intentar localizar la parte del oro que se suponía en manos de la Generalitat. Del oro de París se recuperaron, por el gobierno franquista, unas 40,6 T (unos 62 millones de dólares) depositadas en Mont Marsans; el resto se empleó igualmente en compras de armas, favores y alimentos y se depositó en la cuenta que había abierto en la «Banque Comerciale pour l'Europe du Nord» (controlado por el Partido comunista francés), con el nombre de Liquidación Reservas. Por ejemplo a su cargo se creó, el 15 de abril del 37, de la naviera France-Navigation (del PCF) para abastecer a los republicanos españoles con armas y diversos bienes durante la Guerra Civil . Las actividades de esta compañía eran esencialmente clandestinas. A pesar de haberse constituido con el dinero de la República y cobrarle unos fletes carísimos, se negaron a entrar en Alicante a rescatar a 10.000 huidos en la retirada de marzo del 39. Como bien decía Jorge Semprún, otro gallo cantara si en Alicante hubiesen estado Carrillo, Díaz, La Pasionaria y otros dirigentes del PCE.


Interesante artículo de 1976, en el País, sobre el primer libro de Ángel Viñas sobre el tema, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario