martes, 19 de septiembre de 2017

CARLOS I DESEMBARCA EN TAZONES. 500 AÑOS DE EUROPA

Hoy, que estamos en puertas de la destrucción de la unidad de España, volvamos nuestra mirada 500 años atrás cuando el 19 de septiembre de 1517, desembarca en Tazones (Asturias) Carlos I que viene a hacerse cargo, tras la muerte de su abuelo Fernando El Católico, de los reinos que este dejaba, además de compartir con su madre, Juana la Loca, el reino de Castilla y sus territorios de allende los mares. Heredaba los reinos de sus abuelos maternos, poco antes de que la muerte de su abuelo Maximiliano I de Habsburgo, en 1519, le dejase al alcance de su mano y bolsillo el Imperio Romano Germánico. Su padre, Felipe el Hermoso, había muerto en 1506, su abuelo Fernando en 1516 y en 1526 engendraría a su primogénito Felipe, que a través de su madre Isabel de Portugal recibiría el reino de Portugal. Sin olvidar que el propio Felipe II fue rey de Inglaterra; aunque lo fuese como consorte. Nunca jamás ha existido semejante imperio y se perdió la ocasión de anticipar la UE, en cinco siglos. Claro que, teniendo en cuenta el escaso bombo del aniversario, es fácil valorar nuestro escaso orgullo de nación.


Hay que retrotraerse un año, al 1516, cuando Carlos I se hace cargo de su herencia española, suplantado de forma un tanto aviesa a la verdadera reina, curiosamente su madre vivió hasta 1555, tres años antes de su propia muerte. Tomada esa decisión, empieza a organizar su venida a España, que termina con su prematuro desembarco en Tazones, provocado por un temporal que aconseja bajar a tierra; parecido a la situación generada por una galerna que ha estado a punto de impedir la rememoranza en Tazones. El futuro emperador navegaba en un barco, danés, llamado Engelen, acompañado por una flota de 40 barcos; previamente a la navegación por el Canal, se había acordado su paso con los reyes de Inglaterra y Francia. Carlos pretendía deshacerse de la presencia y competencia de su hermano, enviándolo a los Países Bajos en ese mismo barco pero una casualidad, o no, hizo que un incendio lo evitara.        
                            
Una réplica de una nao de la época entrando en Tazones.


Inicialmente, Carlos, no es bien recibido por sus súbditos, más acostumbrados a su hermano Fernando y dado que tampoco guardaban buen recuerdo del breve reinado, consorte, de su padre Felipe. A poco de llegar a España, fallece su abuelo paterno Maximiliano (1519) y como aspirante a su legado necesita financiación que consigue a regañadientes y gracias a Cisneros. Llegamos así a 1520 (con Carlos fuera de España), año en que se inician los levantamientos de parte de las ciudades castellanas, con pretensiones de menoscabar el poder real. En las mismas fechas, 1520 y 22 también se producen levantamientos en Mallorca y Valencia; guerra de las Germanías; entre nobles y ciudades. Los comuneros castellanos son vencidos en Villalar el 21 de abril de 1521 y un año después también lo son los agermanados. Simultáneamente, 1519 a 1522, Hernán Cortes conquista Méjico y el oro azteca refuerza y sufraga las expediciones guerreras del Emperador en su disputa por la hegemonía en Italia, con el rey francés Francisco I. Dinero que también allana la pretensión de ser coronado por el Papa, en 1530. Primer paso para la reunificación europea.
El Papa Clemente VII corona emperador a Carlos I


Su política europeista avanza con su boda, el 11 de marzo de 1526, con Isabel de Portugal. Eran primos y nietos de los Reyes católicos, ella toma su nombre de su abuela Isabel la Católica. Se unían así las casas de Castilla, Aragón, Navarra,...Habsburgo y Avís

Territorios de Carlos I, que Felipe II incrementa con Portugal

Previamente Carlos había roto su relación íntima con Germana de Foix, viuda de su abuelo Fernando. Carlos vivió enamorado de Isabel, que realizó acertadamente gestiones de emperatriz durante las largas ausencias de su esposo y cuando trece años después enviudó no volvió a casarse. Previamente a su boda, Carlos tuvo una hija, ilegítima, con Germana y ya viudo, un hijo ilegítimo, con Bárbara Blomberg; éste sería el vencedor de Lepanto: D. Juan de Austria. 
Cuadro de Isabel y Carlos, copia de Rubens de un Tiziano
Gran parte de las ausencias del Emperador, Isabel las pasó en Toledo en el Palacio de Fuensalida, actual sede de la Presidencia de la Junta de C-L-M. Lugar donde le sorprendió la muerte tras un parto prematuro que acabó con su séptimo hijo. Ella había tenido muchos problemas en partos anteriores y su debilidad se vio acrecentada por las largas ausencias de su querido Carlos y los embarazos que le ocasionaba cada retorno/reposo del guerrero.

Patio del Palacio de Fuensalida, tras la rehabilitación, en que tomé parte activa

La muerte de la emperatriz destrozó anímicamente al Emperador que poco después cedió la corona imperial a su hermano Fernando. Carlos frenó a los otomanos a las puertas de Viena y durante unos años tuvo en sus manos el sueño de Carlomagno. Unir a los reinos cristianos y acabar con las guerras fratricidas de los siglos anteriores. Fracasó y su sueño duró poco más de cien años, terminando estrepitosamente en 1640 con la guerra de independencia de Portugal, el intento separatista del Duque de Medina Sidonia en Andalucía y la salida de ida y vuelta de Cataluña (1640/52); responsable indirectamente de la pérdida de la unión España-Portugal.. Los Países Bajos también salieron y Europa fue recorrida nuevamente por las guerras de religión y pasaron cientos de años hasta conseguir la actual situación.

Sala Comedor del Palacio de Fuensalida

Fin del sueño que pudo ser y al que nuevamente Cataluña intenta ayudar en su fracaso; desuniendo España, hace poco bien a la UE.
                                                         

Durante el tiempo que duraron las obras de rehabilitación tiempo nos acompañó y protegió la estatua de Isabel, del escultor Leoni, desde su pedestal en el patio

Imagen de Isabel de Portugal, en el patio de Fuensalida

                                                                   

1 comentario:

  1. Mi ignorancia. con los reyes desde los católicos, hasta la de Felipe V, es muy grande. En mi colegio siempre acababase el curso en los RRCC, y luego fui a Ciencias en el bachiller superior para luego, hacer Derecho...Al grano; que. ya voy entendiendo el lío de reyes, de tronos y etc etc, entre ese periodo ... Estos últimos años he dedicado tiempo a aprenderme este asunto.
    Tus comentarios me ayudan a recomponer mi ignorancia y entender el pasado actual. Gracias Pedro.

    ResponderEliminar