sábado, 30 de junio de 2018

EL POSTUREO PRESIDENCIAL, ZP CLARAMENTE SUPERADO.

Como Pedro Sanchez ha llegado a Moncloa por la puerta de atrás y es consciente, él o su asesor Iván Redondo, de su debilidad parlamentaria, basa su gobierno en la imagen y postureo. Así rápidamente ha comenzado con el culto a la personalidad, muy superior al de los anteriores presidentes españoles. Nunca tan poco se publicitó con tanta desmesura. El Gobierno de galería se completa con el nombramiento de María Teresa Fernández de la Vega, ex vicepresidenta y portavoz del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero, como presidenta del Consejo de Estado; ¿habrá influido su cambio de look?.
El antes y el ahora de Maria Teresa de la Vogue
Su primera actuación internacional se ha centrado en la inmigración, representada en el Aquarius, que no representa ni el 4% de los rescatados en el Estrecho y mar de Alborán y que nos llevará a duplicar los rescatados el pasado año. Para completar nuestro "escaso" paro, acaba de firmar que Alemania, con un paro tres veces menor que el nuestro, nos envíe emigrantes que le sobren. ¡¡Que bueno es nuestro Presidente !! con el dinero público, ese dinero que según su ministra (Carmen Calvo), no es de nadie. Otra demostración de su interés por resolver los problemas de España, son sus prisas por sacar urgentemente a Franco del Valle de los Caídos. Teniendo en cuenta que ha reconocido que frecuentemente conversa con Zapatero, no es de extrañar que siga su estela; tanto en sus cesiones a los terroristas, con su acercamiento a cárceles cercanas al País Vasco; como en sus cesiones a los independentistas catalanes, cuyo problema surge del nefasto Estatut originado por la frase de que aprobaría aquello que llegase del Parlament.


Superar a su maestro Zapatero no le ha resultado difícil; ha empezado pasando de 8 ministras a 11, si bien con un cambio estético en la exhibición pública, pasado de anterior posado para Vogue por el suyo personal, correteando por la Moncloa, acariciando a su perra, luciendo gafas de sol en el avión presidencial y lo último, por ahora: sus nervudas y fuertes manos     

                                                                                                               


Hace unos días Fernando Savater se preguntaba si este Gobierno era brillante o solo reluciente. La distinción resulta decisiva: el efecto parece el mismo pero sus causas no pueden ser más opuestas. Brillante es la luz que nace internamente y se comparte hacia fuera: ejerce un efecto centrífugo. Reluciente es el atributo que un agente exterior presta a quien por sí mismo carece de brillo

Sanchez luciendo sonrisa Profident, mientras Ángela Merkel le mira arrobada, dispuesta a comerse el bomboncito. Él está reluciente mientras ella es brillante y al término de su reunión con Tsipras y Sanchez comentó que había obtenido más de lo que esperaba. Sánchez obtuvo su foto para la galería y pagó el precio del posado, nos comeremos los inmigrantes que Alemania, prácticamente con pleno empleo, nos envíe a los dos países con mayor paro de la UE. Pero Sanchez sonríe a la cámara.
Pedro Sanchez ha pasado de decir por activa y por pasiva que no pactaría con populismos a olvidar cómo en la anterior legislatura Iglesias le dejó colgado de la brocha cuando en la investidura votó en contra y Pablo le había hecho el gobierno tras salir de su entonces reunión con el Rey. Ahora ambos han aprendido que la política hace extraños compañeros de cama pues si algo son, es enemigos peleando por los votos de la izda; pero también es cierto que mejor es compartir el poder que quedarse fuera por un quitame estas pajas. Así estamos viendo como la relación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pasa por su mejor momento, y aunque la formación morada no logró entrar en el Gobierno, se está convirtiendo 'de facto' en el socio prioritario. Pablenin consigue la presidencia de RTVE, actúa de mediador con los independentistas allanando el camino de Sanchez para su reunión con Torra. Visita a los presos en Estremera...tanto es así que el portavoz de los populares en el Congreso, Rafael Hernando, se refiere a Pablo como el "vicepresidente en la sombra" de Pedro Sánchez.

A Pedro Groucho Sanchez le hemos visto cambiar sus principales compromisos, si es que pueden considerarse compromisos sus propuestas, que valen menos que el papel en que se escriben: del elecciones «cuanto antes» se ha pasado a elecciones para 2020 (no llegaremos si las encuestas le son favorables en cualquier momento); la renovación del modelo de financiación autonómica, tan urgente en la oposición, ahora no corre prisa por falta de tiempo; la Joya de la Corona de acabar con la reforma laboral del PP se ha quedado en un retoque estético; gobierna y aprueba los Presupuestos de Montoro que antes le daban urticaria; sube el impuesto al diésel que como todo el mundo sabe solo usan los ricos (más impuestos indirectos que no son progresivos); penalizar los diésel más viejos en aras de nuestra salud es otro impuesto para los ricos que como todo el mundo sabe aguantan sus coches años y más años, antes de cambiarlos. Lo de sacar a Franco del Valle de los Caídos es lo más prioritario para nuestra sociedad que lleva castigada 43 años con ese trauma y eso que 21 años gobernaron otros socialistas, ¿más cagones?.



De la oposición a gobernar le ha llevado de llamar xenófobo, nazi y lindezas similares a Quim Torra a consentir que este humille reiteradamente al Jefe del Estado, incluso en su presencia, en el palco de los Juegos del Mediterráneo,mientras Groucho Sanchez le daba palique. Tampoco le importa mantener su reunión a pesar de la filípica que este xenófobo lanzaba sobre España en Washington; Sanchez, mientras le están meando, quiere pensar que llueve. Antes de la moción de censura quería endurecer la respuesta del Estado frente a posibles intentos separatistas y ahora pasa a llevar a los golpistas a cárceles catalanas, bajo la jurisdicción de la Generalitat. Tambien era urgente una ley de la eutanasia, esperemos que no sea para darle cancha a Podemos y hacer realidad el desahogo de Carolina Bescansa cuando decía, hace dos años, en septiembre.
"Si en España sólo votase la gente menor de 45 años, Iglesias ya sería presidente del Gobierno"
 Lo del Gobierno no es una alianza interesada de partidos sino un patio de monipodio en el que chalanean con competencias y cargos sin ningún pudor y a la vista de todos. De los 100 primeros altos cargos nombrados por Sánchez no figura ninguno que se pronunciara a favor de Susana Díaz o Patxi López en las primarias. Roma no paga a traidores.

CONTINUARÁ....., desgraciadamente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario